FIB 2015, público


Ha pasado un mes del FIB (quién lo diría, parecen mil años) y todavía tenía escondidas las fotos del público. Menos de las que me gustaría, pero Benicassim siempre es una gran oportunidad para robar caritas sonrientes, besos inesperados y miradas cómplices. Hasta el próximo, fibers.